Critican uso de pesticidas peligrosos en Yucatán

43669736_2065246837122481_591063744189038592_n

Esas sustancias son un riesgo para la producción agrícola y el medio ambiente 

Mérida, Yucatán, 10 de octubre del 2018.- Aunque desde hace más de dos décadas la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha desaconsejado el uso de pesticidas como el paraquat y el glifosato, en Yucatán todavía se permite su venta, lo cual es un riesgo tanto para la producción agrícola, como para el medio ambiente y la salud de los ciudadanos, explicó el coordinador de la Licenciatura en Agroecología de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), Jesús Arturo Caamal Maldonado.

El académico fue entrevistado sobre las fumigaciones aéreas que se han registrado en los últimos meses en el oriente del estado y que según denunciaron apicultores, afectaron la producción de miel orgánica de la zona. Al respecto, explicó que ese tipo de medidas suelen aplicarse en monocultivos extensivos, ya que suelen tener problemas de plagas y por su tamaño, la forma más eficiente de acabar con ellas es con fumigaciones aéreas.

Sin embargo, recalcó que estas prácticas afectan a la salud humana y al medio ambiente, además de que daña a los mismos cultivos. “Es como si pusieras a los insectos un bufet, las grandes extensiones son una mala práctica que fomenta la presencia de los bichos y si se les aplican químicos se genera resistencia, después no hacen efecto y se requieren más cantidades o químicos más potentes”, detalló.

En este punto, Caamal Maldonado señaló que “lo peor de la situación” es que pese a que desde hace más de dos décadas la OMS ha desaconsejado e incitado a diversos países a prohibir el uso de pesticidas como el paraquat y el glifosato (la “docena sucia”),  en Yucatán todavía se permite su venta y se ha encontrado su presencia en cultivos y en el manto freático.

A su vez, comentó que resulta contradictorio que las autoridades no fomenten el uso de transgénicos pero permitan el empleo de herbicidas asociados con cultivos resistentes. Recordó que después del huracán Isidoro el Ejecutivo en turno ofreció tambos de paraquat a quienes perdieron sus cultivos.

“Las regulaciones no están funcionando muy bien”, subrayó. Agregó que hay mucha ignorancia entre las autoridades ya que no ofrecen a los campesinos opciones viables para la producción agrícola. “Necesitamos que estén más enterados sobre los efectos de estos métodos y que fomenten alternativas como la producción agroecológica”, sostuvo.

Finalmente, aclaró que los procesos agroecológicos no están “peleados” con el uso de químicos, sino que los emplean de manera “racional”. (Lilia Balam)

Publicación Anterior:
Siguiente Publicación:

Publicado el: 10 octubre, 2018

Vistas: 135