De guerrilleros de las FARC a emprendedores ecoturísticos

Un grupo de excombatientes cambia las armas por remos y balsas para ofrecer viajes por las turbulentas aguas del río Pato

MIRAVALLE.

Nueve exguerrilleros de las FARC empuñan los remos y en cuatro coloridas balsas embarcan a un grupo de visitantes para realizar un vertiginoso descenso por las turbulentas aguas del río Pato, en medio de la tupida selva verde del sur de Colombia.

Los excombatientes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) cambiaron sus armas, trajes de combate y mochilas con 50 kilos de peso por cascos de seguridad y chalecos salvavidas, como parte de un proyectopara atraer turistas a la jungla donde lucharon contra el gobierno por más de 50 años.

El proyecto forma parte del proceso de reintegración a la sociedad de algunos de los 13 mil integrantes de la otrora guerrilla de las FARC, incluidos más de 6 mil combatientes, que se acogieron al acuerdo de paz firmado en 2016 con el gobierno para acabar un conflicto que dejó 260 mil muertos y millones de desplazados, además de huérfanos, viudas y mutilados.

“En el conflicto la situación en esta región era muy dura, toda la vida hubo plomo y bombas, todo el tiempo. Hoy en día ha cambiado mucho y viene mucha gente a ver las cascadas, la montaña, el río, hay tranquilidad, ya no suenan balas, no suenan bombas, todo es diferente”, dijo Duberney Moreno, de 34 años, 13 de los cuales fue guerrillero.

Moreno y otros ocho exrebeldes fueron entrenados 200 horas por dos instructores de Costa Rica y certificados como guías por la Federación Internacional de Rafting.

Además del descenso por el río, los visitantes a esta zona montañosa y selvática del departamento del Caquetá pueden hacer senderismo y avistamiento de fauna.

En el futuro se proyecta adecuar una infraestructura de alojamiento con una inversión de 20 mil dólares y vincular a otros exguerrilleros en la alimentación y el transporte de los turistas desde San Vicente del Caguán, el centro urbano más cercano, a dos horas por carretera en vehículos todoterreno.

PROCESO CLAVE PARA LA REINTEGRACIÓN

La reincorporación a la vida civil es considerada como un elemento fundamental para garantizar que los exmiembros de las FARC no regresan al campo de batalla con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), innumerables bandas criminales dedicadas al narcotráfico o los disidentes que se negaron a desmovilizarse.

La conservadora sociedad colombiana está dividida entre quienes apoyan y rechazan el acuerdo y la reinserción de los excombatientes que conformaron un partido político, mientras la implementación del pacto avanza lentamente.

Tras la firma del acuerdo de paz, muchos de los exintegrantes del grupo rebelde regresaron a sus lugares de origen para reunirse con sus familias, pero otros se quedaron en 24 zonas a lo largo y ancho del país, en donde han construido ciudadelas con un modelo comunitario con el que buscan sobrevivir en un país con una elevada pobreza y alto desempleo.

Actualmente, unas 5 mil personas que formaron parte de las FARC, como las 94 de Miravalle, viven en esos espacios y en sus alrededores.

Con el apoyo del gobierno y la seguridad que les brindan las Fuerzas Militares y la Policía Nacional, desde allí impulsan proyectos de agricultura, ganadería, piscicultura, zapatería, ebanistería, confecciones y ahora turismo.

“Para nosotros es muy alentador ver estas iniciativas, porque son parte de la transformación de la vida de los excombatientes. Son estas iniciativas a las que hay que seguir apoyando, esto da confianza en el proceso de paz”, dijo Jessica Faieta, jefa adjunta de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia, tras el recorrido de rafting.

“Estos proyectos son los que van a asegurar que los excombatientes que han dejado las armas sigan en su camino de la reincorporación y transformen su vida, sus fuentes de ingreso en actividades lícitas y de beneficio para su comunidad”, agregó.

Los excombatientes en proceso de reincorporación han aportado parte de los recursos monetarios que recibieron en el momento de la desmovilización, a lo que se suman contribuciones de la comunidad internacional y del gobierno, que aprobó un presupuesto de 1.6 millones de dólares para casi 300 proyectos.

ALTERNATIVAS DE TURISMO

Colombia, rodeada por dos océanos, ofrece variedades de atracciones que incluyen playas, montañas, selvas, nieves, avistamiento de aves y ciudades con una gran oferta de servicios y posibilidades de compras.

El acuerdo de paz ha permitido aumentar el número de turistas colombianos y extranjeros.

El presidente Iván Duque dijo que el turismo puede ser el nuevo motor de la cuarta economía de América Latina.

“Yo quiero que el turismo sea el nuevo petróleo de Colombia y que sea una gran dinamizador de la actividad económica en todo nuestro país”, sostuvo recientemente el mandatario.

Más de 3.3 millones de extranjeros visitaron Colombia en 2017, un 23.9 por ciento más en comparación con los 2.6 millones en 2016, según estadísticas oficiales.

Las cifras de los últimos dos años más que duplican las de 2010 y años anteriores, cuando un poco más de 1.4 millones de extranjeros llegaban al país en pleno conflicto con las FARC y en medio de advertencias por temores de ataques y secuestros.

El gobierno estima que el turismo puede generar alrededor de 6 mil millones de dólares anuales y unos 300 mil empleos.

Pese a las dificultades en la implementación del acuerdo de paz y a los engorrosos trámites para lanzar su empresa de turismo, los excombatientes son optimistas.

“Que conozcan el río, la naturaleza, que hablen con nosotros (…) somos personas de bien, personas buenas, queremos la paz y creemos que una Colombia diferente es posible”, concluyó Moreno en una de las playas del Pato, en medio de un sofocante calor.

Publicado el: 12 noviembre, 2018

Vistas: 78