Esperan que ya bajen los costos de electricidad

Salum Francis explicó que confían en que las nuevas autoridades federales atiendan esa problemática

Mérida, Yucatán, 5 de diciembre de 2018.- El presidente de la Cámara Nacional de Comercio en Mérida (CANACOME), Michel Salum Francis declaró que el empresariado yucateco estará a la espera de las determinaciones de las nuevas autoridades en materia de energía para revertir los impactos que ha padecido ese sector por los excesivos cobros en las tarifas eléctricas.

El empresario explicó que el próximo 15 de diciembre la Secretaria de Energía, Rocío Nahle García sostendrá una reunión con las autoridades del Estado, específicamente con el gobernador Mauricio Vila Dosal, por lo que esperan que se tome en cuenta la participación del empresariado yucateco.

Consideró que las autoridades del Estado tienen todo el conocimiento de la manera en que las tarifas de la energía eléctrica están impactado a este sector productivo de la entidad, por lo que esperan que el ejecutivo abogue por los intereses de la iniciativa privada.

“Si a los empresarios no se nos convoca tenemos la confianza que el gobernador del Estado llevará bien esa inconformidad y esa injusticia tan grande estamos experimentando”, sentenció.

El presidente de la CANACOME comentó que tras esta reunión programada para la primera quincena de diciembre se espera que se revierta “ese daño tan grande y negativo que han tenido las empresas”.

Salum Francis comentó que recaerá en las decisiones de las nuevas autoridades de energía resarcir los impactos generados al sector empresarial de Yucatán por el tema de las tarifas eléctricas. Aseguró que en Yucatán se pagan los recibos de luz más caros de la República, por lo que consideró que esto deriva en dejar al empresariado yucateco fuera de competitividad.

Por último, el empresario dijo que esperarán con ansias la reunión para que de alguna manera se tenga una respuesta a favor de los empresarios locales. (Guillermo Castillo)

 

 

Publicado el: 5 diciembre, 2018

Vistas: 103