Urge prohibir agrotóxicos y fumigaciones aéreas

Apicultores criticaron que tan solo en la zona oriente de Yucatán se perdió el 30% de las colmenas orgánicas por fumigaciones 

Mérida, Yucatán, 18 de diciembre del 2018.- Miembros de la Alianza Maya por las abejas de la Península de Yucatán “Kabnáalo’on”, que agrupa a 4 mil apicultores de Yucatán, Campeche y Quintana Roo, se reunieron con autoridades federales para presentar las problemáticas que atraviesa la apicultura en el sureste del país, así como soluciones para que se dicha actividad sea protegida. Enfatizaron que urge la prohibición del uso de agrotóxicos y de fumigaciones aéreas, ya que causan afectaciones a las abejas y generan daños económicos y ambientales: este año, más de 326 colonias se perdieron por la aplicación de productos químicos.

En la reunión, que se llevó a cabo ayer en la Ciudad de México y en la que participaron representantes de la CONAFOR, COFEPRIS, del programa de Seguridad Alimentaria de México (SEGALMEX), de la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados (CIBIOGEM), entre otros, los apicultores de la península presentaron una propuesta basada en cuatro componentes: la articulación territorial, la disminución de la amenaza derivada del crecimiento de la agricultura industrial, la prohibición de agrotóxicos y fumigaciones aéreas, así como la profesionalización de los trabajadores del sector y el apoyo a la comercialización de la miel.

De acuerdo a la apicultora de Campeche, Leydi Aracely Pech Martín, detener el uso de agroquímicos y pesticidas que ya están prohibidos en Europa –como los neonicotinoides y el fipronil- es primordial, ya que son altamente peligrosos para la salud humana, contaminan el agua, afectan la biodiversidad y  ocasionan daños en las colmenas.  Tan solo en este año, 326 colonias se perdieron por el uso de químicos.

En este punto, Mario Antonio Cupul Ku, apicultor del Dzonot Carretero, en Tizimín, informó que las fumigaciones aéreas han generado la pérdida de 91 de las 300 colmenas orgánicas de la mencionada comunidad, cada una de las cuales tiene un valor aproximado de 4 mil pesos.

Pech Martín añadió que la agricultura industrial también ha ocasionado la deforestación de varias hectáreas de selva y el despojo de tierras “de forma ilegal”, por lo que solicitaron a las autoridades que tomen cartas en el asunto e investiguen las compras ilegales en la península. Recalcó que “no se puede hablar de desarrollo si las comunidades indígenas no están presentes”, por lo que es importante que los servidores públicos tomen en cuenta los aportes de ese sector de la población para plantear políticas públicas.

A su vez, indicó que representantes del SEGALMEX ofrecieron introducir la miel a la canasta básica. Con esta medida se buscaría aumentar el consumo de dicho producto en el país y reducir el “coyotaje”. El análisis de esta acción se llevaría  acabo durante el primer semestre del 2019, aunque no hay plazos para que sea implementada.

Finalmente uno de los miembros de la agrupación “Flor de tajonal” de Quintana Roo, José Eduardo Moo Pat, comunicó que hubo disposición por parte de las autoridades federales y que esperan que el diálogo fructifique en el reconocimiento de la apicultura como una actividad preponderante en la península yucateca, de la que sobreviven más de 25 mil familias mexicanas. (Lilia Balam)

Publicado el: 18 diciembre, 2018

Vistas: 206