Al amparo de las autoridades

Ellos se van, la basura se queda. Así dejan los tianguistas sus desperdicios, a los pies de un árbol. Una imagen que muestra el consentimiento de las autoridades al dejar en este estado parques y áreas destinadas al recreo y no al comercio informal.