Codhey hace llamado enérgico a las autoridades

Piden poner un alto a las agresiones en contra del personal de salud

Mérida, Yucatán, 23 de abril de 2020.- La Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (CODHEY) hizo un llamado urgente a las autoridades estatales para tomar medidas ante los casos de violencia hacia las mujeres, marcar un alto a las agresiones contra personal médico, así como garantizar el libre tránsito en los municipios.

La petición fue dirigida al Gobierno del Estado, al Congreso Local, al Poder Judicial, y a los 106 ayuntamientos; exhortaron garantizar un absoluto respeto a los derechos humanos durante la emergencia sanitaria generada por el nuevo coronavirus.

En el primer punto, solicitaron preservar la legalidad y seguridad jurídica en todas las medidas de prevención.

Aunque se reconoció que hay emergencia sanitaria para proteger la salud pública y evitar una propagación y contagio, no por ello deben establecerse restricciones o límites a los derechos humanos, en relación con el cierre de municipios o de calles.

Esto conlleva a evitar que la población decida y actúe por sí misma, cerrando accesos, realizando persecuciones, estableciendo cercos alrededor de casas; por mencionar hechos que han sido dados a conocer a este organismo y que, sin duda, vulneran derechos humanos.

El segundo punto, es un llamado a garantizar la igualdad, no discriminación y progresividad de los derechos sociales y económicos como el trabajo, la seguridad social, salud, educación, alimentación, agua y vivienda.

El tercer punto señala garantizar la igualdad, no discriminación e integridad física y psicológica de las personas que trabajan en el sector salud.

El cuarto punto se refiere a garantizar el derecho a una vida libre de violencia de niñas, niños, y adolescentes, mujeres y personas en situación de vulnerabilidad, fortaleciendo acciones para salvaguardar su integridad física y psicológica durante esta pandemia, debido a que el distanciamiento social y el llamado continuo de las autoridades de permanecer en casa los pone muchas veces en un entorno de violencia y discriminación, lo que constituye un riesgo para su integridad física y psicológica.

En Yucatán persiste aún la cultura machista que, muchas de las veces, genera violencia familiar en detrimento de los derechos humanos de las personas más vulnerables.

El quinto punto es respecto a garantizar la salud de las personas privadas de su libertad y personal que labora en los Centros de Reinserción Social de Tekax, Ebtún y Mérida, en el Centros de Reinserción Social femenil, Centro de Aplicación de Medidas para Adolescentes (CEAMA), los centros de detención estatales y municipales, el hospital psiquiátrico; y en general, a personas internadas o albergadas en refugios y centros asistenciales.

Javier Escalante Rosado