Obreros, campesinos y artesanos protestan en Mérida

1658337

Más de 300 personas marcharon del parque de Santiago hasta Palacio de Gobierno.

Mérida, Yucatán, 29 de enero de 2016.- Como ocurre cada año en el mes de enero, organizaciones sindicales, campesinos, artesanos y activistas marcharon para exigir mejores condiciones laborales, sociales y apoyos para el campo, y criticaron que el gobierno federal “sigue sirviendo los intereses de las grandes capitales”.

En la marcha de este viernes, conocido como Multisectorial, participaron más de 300 personas, y salió del parque de Santiago para terminar con un mitin frente al Palacio de Gobierno.

Fue convocado por el Frente Amplio Social, y acudieron miembros del sindicato de Telefonistas, del Monte de Piedad, de la Unión Nacional de Organizaciones Regionales Campesinas Autónomas (Unorca), grupos de alarifes, jubilados, pensiones y hasta artesanos mayas de Chichén Itzá, entre otros.

Indicaron que los trabajadores y campesinos se oponen a que el Estado Mexicano “siga al servicio de un capitalismo de despojo y robo”, y sostuvieron que no quieren que se apruebe el Acuerdo Trans Pacífico “porque sólo servirá para fortalecer este sistema de opresión que vivimos”.

Entre las consignas, rechazaron las reformas estructurales promovidas por el presidente Enrique Peña Nieto, las cuales catalogaron como neoliberales, en especial la laboral, la educativa y la energética.

Al usar el micrófono, Pablo Duarte Sánchez, líder de la Unorca, señaló que hay que cambiar la estructura del gobierno para que haya una verdadera distribución de los presupuestos, en beneficio de los pequeños productores del campo y comerciantes.

“El gobierno federal actúa al revés, con el presupuesto subsidia a los grandes capitalistas que no lo necesitan. Para los gobernantes no hay crisis económica, porque se están llevando todo”, agregó.

Llamó la atención que en esta protesta participaron los artesanos comerciantes de Chichén Itzá, quienes acusaron que el gobierno federal y el Patronato Cultur pretenden desalojarlos de la zona arqueológica.

“Por medio de amenazas y artimañas nos quieren sacar de Chichén, como lo hicieron hace unos años, en donde usaron gases lacrimógenos para que nuestras esposas e hijos se fueran… estamos hartos de quienes tienen estudios sigan pisoteando a los pobres”, declaró su representante, Susano Pech.

Indicó que no hay mesa de diálogo con las autoridades locales para solucionar este problema en Chichén Itzá, “no la quieren restablecer, no quieren acordar con nosotros porque tienen miedo de que nos levantemos, y si no lo hacen, llegaremos hasta las últimas consecuencias”. (Herbeth Escalante; foto de Lorenzo Hernández)