Por sana distancia, viajes en avión serían 54% más caros

Aerolíneas buscan continuar con la industria bajo lineamientos sanitarios internacionales

Mérida, Yucatán, 7 de mayo del 2020.- La pandemia del coronavirus ha modificado el mercado y la forma de hacer y seguir haciendo negocios, las grandes industrias no escapan a esta premisa pues para el caso de los viajes en avión, éstos nunca volverán a ser igual.

En los próximos días, las aerolíneas se preparan para reactivar al cien por ciento sus actividades bajo estrictas medidas sanitarias que modificarán la experiencia del usuario mientras viaja en un avión.

Y es que hace unas semanas se celebró un encuentro virtual en el que el Consejo Mundial de Viajes y Turismo indicó que es necesario tomar medidas para reactivar la actividad del sector turístico.

En dicha reunión a distancia se planteó la necesidad de denominar certificados de destinos “Covid Free”, iniciativa que hace referencia a ciertos certificados sanitarios que garantizan que algunos destinos están libres de virus.

Esta modalidad para viajar impactará no solo en la experiencia del usuario sino en los mercados internacionales y en la forma de entender la economía a nivel global. Sin embargo, estas medidas serán paulatinas para asegurar su cumplimiento con el paso del tiempo.

BOLETOS MÁS CAROS

Algunas aerolíneas han planteado la posibilidad de eliminar los asientos intermedios de cada avión, medida que busca guardar la sana distancia entre los pasajeros, sin embargo, esto representará un duro golpe para el bolsillo de los clientes de las líneas aéreas.

El hecho de no vender el asiento de en medio en cada vuelo representaría un incremento de entre un 43 y 54 por ciento en el costo del boleto, dependiendo de la región en donde opere cada aerolínea, asegura Alexandre de Juniac, director general de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo.

“Con menos asientos para vender, los costos unitarios por cada viaje en avión aumentarían notablemente (…) sólo para cubrir los gastos de la falta de esos asientos”, comentó el directivo en un comunicado.

Si bien la medida tiene un objetivo que intenta cumplir con las medidas de prevención al tiempo que intenta reactivar la operación de estas empresas, la realidad es que no sería suficiente si consideramos que los estándares de sana distancia son de entre uno y dos metros, de acuerdo con las autoridades de salud mundiales. Eliminar el asiento intermedio solo daría una distancia entre pasajeros de apenas 50 centímetros.

Recordemos que un reciente informe entregado por dicha organización ha indicado que el brote de COVID-19 obligará a las aerolíneas a reembolsar a sus clientes hasta 35 mil millones de dólares por boletos cancelados.

Mario Lope