Recorte canceló 21 mil 759 cirugías de cáncer de mama

Foto: cortesía IMSS.

En México mueren 18 mujeres a diario por esta enfermedad

Ciudad de México, 4 de noviembre del 2020.- El gobierno federal recortó 2.1 por ciento el Fondo de Protección de Gastos Catastróficos (FPGC) y ello eliminó la realización de 21 mil 759 cirugías de cáncer de mama, a pesar de que en nuestro país mueren 18 mujeres, en promedio diario, por esta causa.

En la revisión de la Cuenta Pública 2019 se detalla que durante el primer año de la actual administración federal se designaron 10 mil 400 millones de pesos para el FPGC, registrando un recorte de tres mil 599 millones 803 mil pesos.

En el informe elaborado por la Auditoría Superior de la Federación se destaca que la falta de transferencia de fondos influyó en la falta atención médica de derechohabientes, sin que hasta el momento se hayan presentado documentos de las alternativas para subsanar las deficiencias de apoyo social.

“Los 3 mil 599.8 millones de pesos que no se transfirieron al FPGC pudieron significar la realización de 21 mil 759 cirugías de cáncer de mama, conforme al tabulador del Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos de 2019 para esa intervención”, señala el documento. 

En nuestro país se mantiene desde 2006 el cáncer de mama como la primera causa de muerte en la mujer y este año se tienen 16 mil nuevos casos, según un informe del Inegi.

La estadística señala que la peligrosidad de esta neoplasia en mujeres aumenta según su edad: 1 por ciento son jóvenes de 15 a 29 años, 13 por ciento tienen entre 30 y 44 años, y más de la tercera parte (38 por ciento) está entre los 45 y 59 años; la mayoría fallece después de los 59 años (48 por ciento).

En la auditoría realizada al fondo que hoy depende del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) se detalla que esta bolsa se creó como “un mecanismo ágil y transparente que permita al gobierno federal la aplicación de recursos”.

Sin embargo, en la revisión “no se identificaron criterios para valorar si el fideicomiso alcanzó las características de ser un mecanismo ágil y transparente que apoyara financieramente a los beneficiarios del Sistema de Protección Social en Salud que requirieron servicios médicos de alta especialidad”.

“Esto, aunado a la falta de seguimiento de la aplicación de los recursos financieros y de la vigilancia del cumplimiento de sus fines, impidió evaluar en qué medida la aplicación de recursos apoyó económicamente a los beneficiarios del Sistema de Protección Social en Salud que padecieron enfermedades que implicaron gastos catastróficos”, señaló la ASF.

FALTA CLARIDAD 

La Auditoría reportó que el Insabi carece de reglas de operación y transparencia en el destino de los recursos, principalmente en gastos catastróficos.

“El Insabi no cuenta con su Estructura Orgánica ni con sus manuales de Organización y Procedimientos; asimismo, las Reglas de Operación del Fondo de Salud para el Bienestar (FSB) se encuentran en proceso de la opinión favorable por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y de la autorización del Comité Técnico del FSB, no obstante, de que ya concluyó el plazo establecido para su emisión”, advirtió en el documento entregado a la Cámara de Diputados, el viernes. 

También se señala que el Insabi, como causahabiente de la Comisión Nacional de Protección Social en Salud, no acreditó los efectos de la aplicación de recursos para apoyar económicamente a los beneficiarios que padecieron enfermedades que implicaron gastos catastróficos. La ASF hace un llamado al instituto para que fortalezca el diseño y la operación de los fondos, además de que establezca un sistema “eficaz” para la aplicación de los recursos. 

Fuente: El Heraldo de México.