Su nuevo botellón

Un niño de kínder soprendió a su maestra. Y es que no tenía un botellón de los Vengadores o de cualquier película reciente.

El niño de Tiholop, comisaría de Yaxkabá, llegó con un calabazo. Esos recipientes en el que los mayas toman agua.

Y así, de paso, cuidan al ambiente. Cero plásticos y un elemento reutilizable, con un niño de kínder que «prendió la mecha».

Desde el balcón.

Publicado el: 24 mayo, 2019

Vistas: 107