Yucatecos endeudados y con créditos impagables

Foto: Internet.

Vence plazo de bancos de diferir pagos por pandemia; aconsejan no dejar crecer la deuda

Mérida, Yucatán, 7 de agosto de 2020.- Reestructuración del crédito, no dejar crecer la deuda, activar el seguro de desempleo y no intimidarse por los despachos de cobranza son cuatro recomendaciones que hace el ex titular de la Comisión para la Protección y Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros (Condusef), Mario Di Costanzo Armenta, al vencerse el periodo de gracia de los bancos de congelar las mensualidades. 

Y es que, al inicio de la contingencia sanitaria en marzo pasado, las instituciones financieras ofrecieron diferir por cuatro meses el pago de créditos, ante la suspensión de las actividades económicas por el confinamiento social. 

Con la llegada de los estados de cuenta bancarios, los usuarios se enfrentan a la dura realidad de pagar lo acumulado durante el tiempo que se congeló y lo que corresponde al mes de agosto. 

Jorge Carlos Ramírez Marín y Mario Di Constanzo. Foto: Cortesía.

Durante una transmisión en vivo en las redes sociales del senador yucateco Jorge Carlos Ramírez Marín, el ex presidente de la Condusef dijo que se estima que 6 millones de personas en el país se encuentran en esa situación. 

La primera recomendación es reestructurar el crédito con el banco y no apostarle al olvido para que la deuda no aumente y se convierta en algo impagable. 

“Desde luego, debe haber apertura del banco, ofrecer esquemas de reestructuración desde el primer contacto del cuentahabiente y no esperar que, ante la falta de dinero, se incurra en la morosidad”, hizo notar. 

“Los bancos deben tener claro algo: la gente está más endeudada y con menos ingreso, o bien, sin él por haber perdido el trabajo”, añadió. 

El economista también recomendó solicitar el seguro de desempleo al que tiene derecho quien ha contrato un crédito hipotecario, de nómina, para auto o de consumo. 

“Basta con acreditar con una constancia que se ha perdido el empleo para hacer este trámite. En ocasiones es difícil de conseguir, pero es necesario dar este paso ya que el seguro de desempleo cubrirá las mensualidades diferidas”, explicó. 

La tercera recomendación es no dejarse intimidar por los despachos de cobranza que suelen amenazar con falsas órdenes de embargo que, puntualizó, solamente pueden ser emitidas por un juez tras un juicio mercantil y no por ellos. 

“En caso de llegar a un acuerdo con el despacho, lo aconsejable es pagar directo al banco el monto reestructurado, sin intermediarios, porque en muchas ocasiones no hacen llegar el dinero a la institución financiera” abundó. 

Di Contanzo Armenta reconoció que la situación económica es de difícil a complicada para mucho familiar, pero pidió no ignorar estos compromisos para no generar deudas imposibles de liquidar. 

Ramírez Marín lamentó que el gobierno federal le reste importancia al tema financiero y no diseñe esquemas de apoyos a deudores que se multiplican ante la crisis económica provocada por la pandemia del COVID-19. 

“Es de entenderse que estén enfocados al problema de salud, pero hay cero apoyos a quienes deben dinero”, expuso. 

El ex titular de la Condusef dijo que los gobiernos estatales podrían crear fideicomisos que sirvan de garantías para las deudas de las personas y así contribuir con la solución del problema.

Acom